7 de abril de 2011

Situación turistica

México, posee  un tesoro natural, una   riqueza  cultural  y  un   patrimonio  histórico invaluable,  convirtiéndolo  en uno de los países  extraordinarios   del  mundo.  No  obstante un impacto positivo en el ámbito económico, sería el derivado  de una  participación  activa del turismo, como  generador de divisas y generador de empleo. Esta  actividad  provoca  también,  impactos   sociales, culturales   y  ambientales  negativos.

            En las ultimas tres décadas, la comunidad  internacional,   ha emprendido la búsqueda de nuevas estrategias, con la finalidad de  colocar la dimensión ambiental, en el centro del desarrollo   económico,  impulsando para ello una propuesta   denominada “desarrollo  sustentable“ la cual plantea  como premisa  hacer  compatible la  satisfacción de las necesidades económicas y  aspiraciones sociales de hoy,  con el mantenimiento de equilibrios biofísicos indispensables para el propio desarrollo, actual y  futuro.
            Pero hoy en día,  una nueva visión  de la sustentabilidad replantea la relación naturaleza – hombre , que deja de ser el eje del problema  para pasar a ser solo un elemento importante, puesto  que el eje central  del problema de la discusión, es el hombre  y  concretamente , los  grupos marginados del desarrollo. (César y Arnaiz 2004).
            El desarrollo sustentable presenta un acercamiento de tres factores, siendo estos: económico, social y  medioambiental, los cuales  en  su función holistica guarden un equilibrio que da cuenta, de una armonía de intereses, encaminados  a:
·         Asegurar, que todo desarrollo sea compatible con el mantenimiento de los procesos esenciales  ecológicos  y diversidad biológicas.
·         Asegurar que todo desarrollo incremente el nivel de vida de los habitantes, que sea compatible con los valores socio-culturales de los mismos habitantes y que además mantenga y fortalezca la identidad de las comunidades.
·         Asegurar que todo desarrollo sea económicamente eficiente y que los recursos naturales ambientales sean administrados racionalmente de tal manera que puedan ser utilizados por las generaciones futuras. (Wight, 1993).


            El turismo por  su parte, es un  actor principal en  el  desarrollo y crecimiento de un país, el cual además de que genera un progreso  económico, trae consigo un beneficio social y  cultural. De igual forma, el turismo también trae afectaciones negativas a la biodiversidad, lo que representa un riesgo latente, si no se tiene debidamente regulada, la actividad turística, esto es, Puede estar provocando  afectaciones  a los recursos y   lugares  de gran preferencia  para  esta actividad  tan placentera  como son; los ríos, lagos, montañas  y  que en gran frecuencia,  son  ecosistemas frágiles con diversidad de especies , cuyo uso  desmedido  provoca perdidas irreparables. Un turismo  sustentable  que identifique los elementos medulares  que  habrá de considerar  para  satisfacer las necesidades actuales de los  turistas, comunidades anfitrionas y  prestadores de servicios, protegiendo y fortaleciendo oportunidades para el futuro, contemplando un manejo integral y planificado de los elementos  económicos sociales y culturales de la región, y los procesos ecológicos esenciales para la  conservación del medio  ambiente y  su biodiversidad.
            Precisamente a nivel mundial,  el  turismo  refleja resultados positivos  para un país tales como: creación de empleo, incremento de ingresos económicos, disminución de  emigrantes, mejora en el nivel de vida de la población, apertura a costumbres más libres, intercambios culturales en ambos sentidos, sensibilización de turistas y población local hacia el medio ambiente.
Por otro lado, afecta al medio ambiente a partir del  incremento en el consumo de suelo, agua, energía, destrucción de paisajes, aumento de la producción de residuos y aguas residuales, alteración de los ecosistemas, aumento de incendios forestales, tráfico de personas y drogas, sin mencionar la actividad dinámica del transporte aéreo y ferroviario y carretero,  la lluvia ácida, formación de ozono troposférico y al cambio climático global. Además no debemos olvidar, las construcciones de infraestructura no planeada de hoteles, la generación de basura en exceso, el uso irracional del agua y otras  tantas acciones  irresponsables, producto de la actividad turística (Rues, 1995) .
 Un ejemplo  es  Acapulco en el estado  de Guerrero,  definido  como centro turístico que opera con la más alta densidad  de cuartos  ocupados para  playa. Considerando esta descripción, la participación masiva  en las áreas naturales, debe ser controlada, de lo contrario el acceso de visitantes se convierte en riesgo la atracción natural,  rompiendo  su equilibrio  ecológico. En este sentido  Boullón (2004)  ha realizado trabajos empíricos nacionales e internacionales sobre el tema, haciendo evidente el problema de saturación de los centros turísticos, originados  por  el crecimiento  de la población.   
Es importante puntualizar, que  la contaminación ambiental  es un elemento  activo  en el desarrollo y  progreso de un país, y como  tal no se puede eliminar, si es posible con educación y  sensibilización de parte de la sociedad,  así como  de las instituciones. Es posible atenuar los niveles  de contaminación que; las playas, ríos y lagos, mantienen  constantemente, en deterioro de la calidad del agua.
Para entender mejor la complejidad de este fenómeno de la contaminación, es necesario asociarlo con el  turismo, como un factor que gira alrededor de los atractivos naturales, destacando principalmente el descanso, recuperación y el reencuentro del hombre con la naturaleza (Molina, 2000).
1° parte

1 comentarios:

hola les saluda omar en representacion de la consultora en turismo sostenible inka friendly en peru, gracias por su exelente forma de concientizar mediante un proyecto del turismo sustentable

Publicar un comentario en la entrada