15 de mayo de 2011

TURISMO Y GLOBALIZACIÓN

“El turismo es uno de los sectores de más rápido crecimiento de la economía mundial, y los países en desarrollo intentan aprovechar esta industria para aumentar la inversión extranjera y sus reservas de divisas. Aunque la ONU admite el crecimiento descontrolado de esta industria puede provocar graves problemas sociales y ambientales, sostiene que esos efectos negativos pueden controlarse y reducirse. Con ese fin, el foro mundial reunió en su comisión sobre desarrollo sostenible a gobiernos nacionales y locales, empresarios turísticos, sindicatos y activistas.

LA GLOBALIZACIÓN DEL TURISMO

El turismo se ha convertido en una de las industrias más centralizadas y competitivas del mundo, y casi ningún otro sector económico ilustra tan claramente el alcance mundial de las empresas transnacionales. En los últimos años, la industria presionó a gobiernos de todo el mundo para que liberalizaran el comercio y la inversión en los servicios, y probablemente obtendrá enormes beneficios del acuerdo general sobre comercio de servicios, un pacto multilateral en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC).
El acuerdo tiende abolir las restricciones a la propiedad extranjera y otras medidas que hasta ahora han protegido al sector de los servicios en países individuales. En hotelería, por ejemplo, facilita las franquicias, las concesiones y los contratos de administración. Además, otorga a las compañías turísticas extranjeras los mismos beneficios que a los locales y les permite trasladas personal a través de fronteras a su antojo, abrir filiales en otros países y realizar pagos internacionales sin ninguna restricción.
La inversión extranjera también será desregulada bajo el sistema de la OMC.
El acuerdo sobre medidas de inversión relacionadas con el comercio establece que las empresas extranjeras ya no estarán obligadas a utilizar insumos locales. El acuerdo multilateral de inversiones propuesto por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) va más allá de proponer la entrada y el establecimiento irrestrictos de firmas extranjeras, el tratamiento nacional de éstas, repatriación de ganancias, transferencias de tecnologías, entre otras.

Lo que se pretende

En consecuencia, el consejo mundial de viajes y turismo presento su “visión del milenio” sobre la industria, que incluye las siguientes medidas:
Ø Hacer que los gobiernos acepten los viajes y el turismo como una industria estratégica y una prioridad en materia de empleo
Ø Promover mercados abiertos y competitivos mediante la aplicación del acuerdo sobre comercio de servicios, la liberalización del transporte aéreo y la desregulación de las telecomunicaciones en mercados internacionales
Ø Eliminar las barreras del crecimiento del turismo, que implica la expansión y mejora de la infraestructura, por ejemplo construcción y mejora de caminos e instalaciones turísticas

Preocupaciones

La creciente influencia de los intereses del sector privado en negociaciones internacionales sobre regulación ambiental aumentó la preocupación sobre los obstáculos al establecimiento de un marco regulatorio más estricto para la industria del turismo. En este contexto, es importante destacar que la séptima sesión de la comisión de las Naciones Unidas sobre desarrollo sostenible incluyó importantes discusiones sobre el tema del turismo sostenible.

¿La crisis ayuda al ambiente y al turismo sostenible?

Cabe pensar que la actual crisis volverá al turismo más sostenible a largo plazo, al menos en el aspecto ambiental. Un obstáculo básico al turismo sostenible es el creciente número de viajeros, pero como resultado de la crisis, es crecimiento se estancó. El consejo mundial de viajes y turismo, que el año 2005 pronosticó un crecimiento para el año 2008 de un 7% anual, pero que después de eso se prevé un estancamiento en los próximos años. Esto podrá ser malo en términos económicos, pero incuestionablemente será beneficioso para el ambiente.
Una de las consecuencias de la reducción del número de viajeros es que muchas aerolíneas tratan de mantenerse a flote eliminando o reduciendo rutas poco rentables, vendiendo aviones y cancelando pedidos renuevas naves. Asimismo, los gobiernos se ven obligados a reducir los gastos de ampliación o construcción de aeropuertos. En definitiva, esto implica menos contaminación y menos proyectos perjudiciales para el ambiente.
Lo que la actual crisis parece confirmar es que la industria mundial del turismo no puede encaminarse hacia la sostenibilidad con las estructuras económicas y políticas convencionales. Esto significa, que los esfuerzos para aplicar programas sociales, ambientales y de turismo sostenible difícilmente tendrán existo si no se realiza cambios estructurales profundos en el sistema mundial.

1 comentarios:

SÚPER LA INFORMACIÓN, ME SERVIRÁ DEMASIADO PARA LA EXPOSICIÓN EN MI UNIVERSIDAD. GRACIAS.

Publicar un comentario en la entrada